Jokin Arrospide (Mahala): “Elaborar como consumir aquí, nuestra meta”

Jokin Arrospide (Mahala): “Elaborar para consumir aquí, nuestra meta”

Descontento con el sistema de recogida de leche utilizado hasta entonces, el baserritarra Jokin Arrospide decidió en 1996, siendo veinte años más joven que ahora, comenzar a producir lácteos en vez de vender leche a terceros. Desde entonces el caserío Mahala de Leaburu (Gipuzkoa) ha cambiado mucho. Hoy su nombre es conocido en toda Euskal Herria, gracias a los productos naturales que allí se elaboran.

Conversamos con Jokin Arrospide, de Mahala baserria, sobre la tienda Geuria Merkatua que tienen en las Siete Calles de Bilbao.

Hace veinte años, al comenzar a elaborar los productos Mahala, “pensábamos en volver a hacer las cosas de manera tradicional -relata Arrospide-, tal y como ya lo hacían nuestras madres; producir en el caserío y llegar hasta el consumidor”. En ese nuevo camino, Mahala acude a ferias y prové a comercios, “encargándonos de todo lo que nos es posible. Por eso, con la experiencia acumulada, hace unos tres años nos preguntamos a nosotros mismos… `¿porqué no abrir una tienda?´”.

El camino andado:

Dicho y hecho. “Viendo que el pequeño comercio estaba perdiendo fuelle… nos lanzamos a abrir la tienda de Bilbao, aun siendo conscientes de las dificultades que ello entrañaba”.

«El comercio está estructurado para trabajar `a lo grande´, por lo que los supermercados prevalecen mientras que el pequeño comercio tiende a desaparecer».

“Nos dimos cuenta de que, a pesar de las dificultades, podría ser posible abrir la tienda manteniendo nuestra filosofía”. Cuando Arrospide habla de filosofía aparece la palabra baserri con todo lo que en ella aglutina. “Dando importancia a nuestra cultura, vendiendo productos elaborados en Euskal Herria y, en lo que respecta a la lengua, comunicándonos en euskera; nuestra lengua. Esos son los ejes sobre los que abrimos Geuria Merkatua”.

Geuria Merkatua está emplazada en el lugar donde la calle Askao se encuentra con la plaza Unamuno, en las Siete Calles de Bilbao. El 99% de los productos que allí venden están producidos en Euskal Herria -un tercio de ellos son de Mahala produktu naturalak-. “Creamos Mahala para consumir aquí lo producido aquí, objetivo que también comparte la tienda”.

Una tienda en el corazón de Bilbao:

Este es el tercer año de Geuria Merkatua, y Arrospide se muestra satisfecho del camino andado, a pesar de las dificultades. “Aun sin pretenderlo llevamos a cabo una política opuesta a la de los grandes supermercados, con todo lo que ello implica. Nosotros compramos el producto al precio acordado por el productor, mientras que las grandes superficies pueden imponer rebajas del 5-10%; nosotros no actuamos de esa manera. Pero pervivimos, y con intención de innovar. ¡Esperemos poder seguir adelante!”.

«La crisis nos ha empobrecido, pero hemos ganado en conciencia. Ahora sabemos dónde nos encontramos y cuáles son las estructuras que necesitamos».

Geuria Merkatua pretende ser como las tiendas de antaño, una tienda de alimentación de las de toda la vida. “Nuestro deseo es mantener la dinámica del día a día con la máxima eficiencia, cuidando el producto fresco. Impulsamos un consumo de proximidad, y nuestro entorno más cercano es Euskal Herria”. Es por ello que la tienda se nutre de los productos de los baserritarras vascos.

.

Mahala

Mahala elabora hoy lácteos (queso fresco, yogures, cuajada, natillas, arroz con leche…) además de carne porcina y bovina. Su último lanzamiento han sido los helados, “que el pasado año gustaron mucho”, según relata Arrospide.

“Siendo el heredero del caserio, me daba cuenta de que no podría salir adelante produciendo únicamente leche de vaca. Teníamos una buena cantidad de ganado, unas instalaciones óptimas… y comenzamos un camino. Primero con la elaboración de quesos, al año siguiente con yogures… después reformamos las instalaciones para procesar la carne, y hace tres años abrimos también una tienda. Intentamos controlar todo el proceso: producir, elaborar y comercializar. Pero en aquel entonces no podíamos imaginar lo que nuestro caserío es hoy; un sueño convertido en realidad”. El citado desarrollo ha llevado a Mahala a ser una empresa de 25 trabajadores, bien formados y estructurados.

«Siempre tuvimos claro que el quehacer del caserío es elaborar un producto de lo más natural, cuidar el medio ambiente y entregar al consumo un producto saludable».

Además de por sus productos, Mahala también es conocido por patrocinar un sinfín de actividades en Euskal Herria. “Sobre todo estos últimos años, en los que hemos logrado una cierta sostenibilidad, estamos dando importancia a tratar de impulsar nuestra cultura, ya sea a nuestra lengua como al deporte rural… porque nos parece que son ámbitos que cuentan con poco apoyo y lo merecen. Mahala, en la medida de sus posibilidades, está dispuesto a ello”.

“Es una cuestión de sentimientos”, resume Arrospide, mientras sonríe y, antes de despedirse, trata de tomarnos el pelo: “¡Somos baserritarras! Por eso tenemos la sangre más caliente (risas)”.

El camino por andar:

Jokin Arrospide (Mahala): “Elaborar para consumir aquí, nuestra meta”