La coincidencia del día de Santo Tomás

día de Santo TomásA veces la naturaleza y los humanos nos asociamos, sin darnos cuenta, para crear asuntos que se convierten en costumbres ancestrales. El día de Santo Tomás es uno de ellos.

Es bien sabido que su origen reside en el pago de las rentas que los caseros efectuaban a los propietarios en Donostia, Bilbao, Zaldibar, Lekeitio, Azpeitia… desde muy antiguo.

Es difícil datar una fecha exacta para el inicio de la celebración de este día, sin embargo los Santamases de Arrasate están documentados desde antes del siglo XIV, que ya es algo.

Pero vayamos a explicar por qué decimos que naturaleza y humanos coincidimos en afianzar este día en el calendario.

geuria-merkatua-productos-quesos-embutidos-caserio-mahala1El comienzo del pago de las rentas, de por sí, no es del día de Santo Tomás, sino del día de otro santo también muy nuestro que se celebra un mes antes: San Martín, el 11 de noviembre, día de matanza. El pago de los alquileres y demás débitos empezaba en esa fecha, pero antes como ahora, todos retrasaban el máximo para pagar sus deudas en el último momento. Al parecer, el día de Santo Tomás corresponde al límite del vencimiento. Por eso decimos que se trata de un asunto muy humano el de fijar este día en el calendario.

Por otra parte, este día también se aprovecha para aprovisionarse para el largo invierno de todo aquello que cada cual no ha podido producir o cosechar. Se compraba o trucaba con el vecino, aquello que faltaba para completar la dieta de cada caserío y, bien mirado, el día de San Martín queda un poco lejos del crudo invierno, las cosechas son recientes y hay que trabajar para preparar los productos para el mercado. El día de Santo Tomás parece más adecuado para comprar lo que se necesita y retirarse después al calor de la lumbre.

Es así que la naturaleza también impone este día y por ello decimos, que motivos humanos y naturales coinciden en la celebración de esta celebración.

¿San Tomás o Santo Tomás?

Por una cuestión de armonizar sonidos, en castellano los nombres de santos que comienzan por To- o Do- se deben decir con la palabra entera Santo sin utilizar el apócope San: Santo Toribio, Santo Domingo, Santo Tomé…

En euskara, sin embargo, parece que se ha de usar el apócope, pues tradicionalmente se ha dicho San Tomas, San Domingo o, como en el caso citado, Santamasak.

mahala-cerdo

día de Santo Tomás